martes, 23 de septiembre de 2008

Pseudoesfericidades y trigo.


Una herramienta es una prolongación de nuestro cuerpo, un elemento extrasomático, que utilizamos para realizar una tarea y obtener un rendimiento. Entre los paleolitistas siempre se han considerado herramientas aquellos soportes (lascas, láminas, bloques…) que habían sufrido una transformación (retoque) con objeto de adecuarlos mejor a una función o tarea. Proyectadas por el hombre con vistas a una utilización, a un rendimiento considerado con anterioridad a su propio uso, las herramientas (bifaces, hendedores, raederas, buriles…) materializarían la intención preexistente que las creó y su forma se explicaría por el rendimiento que de ellas se esperaba incluso antes de que se cumpliera. Ese tipo de herramientas constituían las categorías y los tipos de las tipologías que todos conocemos. En un sentido más amplio y más correcto una herramienta es cualquier artefacto que desempeña una función, esté transformado o no (aunque en este caso es más difícil reconocerlas). Una lasca bruta, es decir, una lasca que no ha sufrido ninguna transformación (mediante retoque) puede servirnos para llevar a cabo diferentes tareas (lo mismo que un canto cualquiera lo podemos utilizar como mazo para partir nueces o hacer chichones).

La eficacia de una herramienta es el rendimiento que de ella se obtiene haciendo un uso normativo de la misma (tanto en cuanto a la acción como al gesto laboral que le asiste: sólo viendo cómo alguien empuña un pico nos podemos hacer de inmediato una idea de si la zanja que debe abrir le llevará unas horas o unos años), y la eficacia, como el rendimiento, es algo que pueden medirse. Detrás de la evolución tecnológica de las herramientas está el aumentar su eficacia.(1) Esa mejora puede afectar a diferentes variables: en unas ocasiones se puede reducir el tiempo necesario para realizar una determinada tarea, en otras puede permitir hacerla de forma más precisa, o trabajar una gama mayor de materiales, o tener un mayor poder de penetración, o lanzar más lejos una cosa (las estrías de las ánimas de los fusiles o cañones no son un adorno). Si me obligaran a jugarme una mariscada con otra persona apostando quién cortaba antes un número dado de tablones con una sierra y sólo hubiera dos, una de dentado normal y otra de dentado XT, ya podría empezar a rascarme el bolsillo si me tocaba la primera (las sierras de dentado normal claro que sierran, pero las de dentado XT lo hacen un 50% más rápido).

En el colgajo anterior hablábamos de M. Eren y de un estudio suyo refutando la idea de que tecnológicamente hubiera ventajas claras a favor de las herramientas líticas del Homo sapiens frente a las del neandertal. No insistiré en que entender por “tecnológicamente” sólo los procesos de reducción de núcleos es de una simpleza extraordinaria, máxime si no tenemos reparo en decir que siempre se había creido que el cambio había conducido a una mayor eficiencia, pero que ahora resulta que no. Con ese trabajo quedarse en decir que, mire usted, realmente no parece que los núcleos de láminas permitan un mejor aprovechamiento que los discoides (evaluado este aprovechamiento en cantidad de filo cortante obtenido) hubiera sido lo suyo. Lo otro da pie a utilizar la expresión “¡que tendrán que ver las pseudoesfericidades con el comer trigo!” (expresión que, sabido es, fue utilizada por primera vez cuando un lugareño que se quejaba al vecino de que el burro de éste se había metido en su sembrado –de trigo- recibió como respuesta: “no te preocupes que está castrao”). Pues eso.

Aunque no sea para morirse, sino más bien sólo para sentirse ligeramente indispuesto, la caja de herramientas de los sapienes europeos que pudieron convivir con los neandertales era más diversificada (y eso sin tener en cuenta, ojo, que en esas industrias hay artefactos de hueso y de asta capaces de hacer mucha, pero que mucha pupa). Dicen que el prehistoriador francés F. Bordes, preguntado en cierta ocasión sobre cómo leches distinguir entre una raedera doble convergente y una punta musteriense contestó que la cuestión era bien sencilla. Lo único que había que hacer era ir en busca de un oso armado con la pieza que te ofrecía duda insertada en el extremo de una lanza. Una vez dabas con él lo cabreabas bien cabreao (el reto ¿a que no pasas esta linea? sería suficiente porque los osos son muy echaos pa lante), y ya cuando la cosa llegaba al o tú o yo…, ¡zas! Si acababas con el oso la cosa era una punta, si el oso acababa contigo una raedera doble convergente. Antes todo era más fácil. Hoy como ya no quedan osos quien tenga esa duda debe recurrir a la complicada tarea de medir el ángulo.

No tengo idea de cuál fue la causa que dejó a los neandertales en el camino. Estoy por creerme lo que dice Eren sobre que si los núcleos esto o aquello, o lo de más allá. También me creeré lo que Eric Trinkaus dice acerca de la constitución de los neandertales (eso de que uno medio haría parecer un alfeñique a Arnold Schwarzenegger), pero no puedo creerme nada de las supuestas no ventajas tecnológicas de unas herramientas frente a otras sólo a partir de la reducción de 7 núcleos discoides y otros tantos laminares. Es muy interesante eso de que una lasca la puedas reafilar más veces que una lámina, muy interesante (de verdad, que no va de coña, que igual estáis pensado que me está dado la risa, pero que no), siempre y cuando tuvieras la posibilidad de seguir vivo para poder hacerlo. Cuando se demuestre que una punta musteriense tiene la misma capacidad de penetración que una azagaya de base hendida (auriñaciense) o que una punta de Vachons (gravetiense), o que clavársela a un bicho a una distancia que te permite verle la glotis al mismo tamaño que la luna no supone más riesgo que hacerlo a 10 ó 20 metros entonces sí se estarán comparando eficiencias de las respectivas industrias.



(1) Siempre hay excepciones, claro.. Por ejemplo, el teclado de las máquinas de escribir y de los ordenadores está dispuesto según el modelo QWERTY. Si reparamos en esa distribución podemos llegar a pensar que no es la más idónea para desarrollar la máxima velocidad en la escritura mecanográfica (y de hecho, desde 1932, cuando se introdujo la alternativa Dvorak Simplified Keyboard, la mayor parte de los récords de velocidad en mecanografía han sido obtenidos por mecanógrafos DSK). Con la distribución QWERTY, que además tampoco fue la primera, buena parte de las letras que más se utilizan se encuentran en posiciones periféricas y son presionadas con los dedos menos fuertes y ágiles. Es posible que esta disposición fuera al principio la mejor, cuando una velocidad demasiado alta de pulsaciones hubiera propiciado el choque de las varillas de las teclas, que al tener un retorno bastante lento se habrían ido incrustando en el punto de tecleo con el resultado que todos conocemos. Sin embargo, en la actualidad, con las mejoras técnicas, y desde hace mucho tiempo, esa es una distribución subóptima que sólo puede explicarse por la normalización de su uso y la política de los fabricantes.

4 comentarios:

Dodger dijo...

Hola Jones,
muy curioso todo esto, aunque a medida que voy leyendo se me arruga la frente con lo de las láminas y los discoides, que necesitaría un esquema vaya.

Un pregunta de ignorante: a mi no se porqué me había quedado la idea que los sapiens europeos, durante los 10.000 años de convivencia con los neander, usaban la misma tecnología musteriense. Estas discusiones sobre si la tecnología de unos era más eficaz y menos en función del aprovechamiento se refiere a particularidades del musteriense, o de tecnologías sapiens más desarrolladas comparadas con el musteriense?

Otra pregunta: en tu opinion, aunque el aprovechamiento del material de unos y otros parece que era similar, crees que la de los sapiens era igualmente más eficaz?

El Jones dijo...

Hola Dodger. Respondiendo a la primera cuestión diré que, por ahora, en Europa, todos los fósiles humanos recuperados en niveles con una industria musteriense son neandertales. Hay industrias musterienses tardías, contemporáneas del Chatelperroniense o del Auriñaciense para las que la identidad de sus fabricantes también parece “lógico” pensar que fuera la misma, neandertal, y también cierto número de restos humanos aislados o fragmentarios, en particular dientes, que son de difícil atribución a un grupo, y que aparecen en niveles de transición entre el Musteriense y el Paleolítico Superior. Aquí, en Europa, no se ha registrado la situación que se observa en el Próximo Oriente, en donde el hombre moderno sí desarrolla una industria musteriense (cuevas de Skhul y Qafzeh), lo que manifiesta una falta de paralelismo entre la evolución biológica y cultural. Por el contrario, y volviendo a Europa, el hombre de Neandertal sí que aparece en niveles del Chatelperroniense, considerada tradicionalmente la primera industria del Paleolítico Superior, y hoy, mejor, una industria bisagra (entre el Pal. Medio y Superior, obvio). Así ocurre en los yacimientos franceses de Saint-Césaire y de Arcy-sur-Cure. En el yacimiento de Vindija hay varios niveles musterienses. Uno de ellos, el G, tiene 5 capas, siendo la más moderna la 1 y sobre ésta se superpone el nivel F, que es auriñaciense. La capa G1 ha proporcionado restos de neandertal (fecha 32/33000 BP) con una industria que tiene objetos musterienses, la base de una punta auriñaciense y una pieza bifacial similar a las Szeletienses. ¿Representa una industria de transición, o una industria en el la que el hombre de neandertal copió artefactos de homo sapiens, o es, más probablemente un musteriense final contaminado con piezas del nivel auriñaciense suprayacente? El periodo comprendido entre el 40/42000 y el 30000 o algo menos (2000 años menos, jeje) se está revelando bastante complejo.
Respecto a lo demás, y no sé si he entendido bien la segunda cuestión, la discusión de la que me he hecho eco se refiere a la comparación entre la tecnología musteriense y la del paleolítico superior, pero claro, necesariamente con aquellas industrias de esta última etapa que pudieron convivir con los neandertales (sólo eso puede dar pie a decir que habrá que buscar otra razón -distinta la de la eficacia tecnológica- para explicar la extinción de los neandertales). Digo yo que nadie pondrá en tela de juicio que la industria solutrense o magdaleniense es más eficaz que la musteriense, pero eso no vale, y por ello recurrí a la comparación de una punta musteriense con una azagaya de base hendida auriñaciense. Yo sí que creo que las industrias de los sapiens eran más eficaces. Quizás no sea así, pero desde luego el trabajo que se ha mencionado no vale para desmontar siquiera un barrunto. Ojo, que tampoco lo es. Yo he visto como el tronco de una azalea, de casi 10 cm. de diámetro, se partía por la mitad por el impacto de una azagaya disparada a 20 m. de distancia. Un saludo.

Dodger dijo...

Muchas gracias por tomarte el tiempo de una respuesta tan completa y currada. Me has sacado de un error que ya se estaba enquistando.

Siempre he querido ver una azagaya de estas en acción.

Un saludo!

Videos de humor dijo...

Hola amigo, soy administrador de http://parapartirse.com

Tras algo 20 días desde la creación del blog, ya han aumentado considerablemente nuestras visitras y nuestra posición, ya tenemos pagerank 3. Quiriendo seguir mejorando la posición continuamos buscando intercambios de links.

No podemos poner más links en el blogrooll, es más, pronto haremos una limpieza, pero intercambiamos enlaces con webs con cualquier pagerank, solo que enlazaremos desde una página, la que mejor indexada del sitio está en google (links)

Si le interesa, agreguenos con estos datos a su blog:

Nombre: Videos de humor

Dirección: http://parapartirse.com

Y posteriormente avisenos de que han aceptado o bien con un comentario en nuestro sítio http://parapartirse.com o vía email a admin@parapartirse.com y con los datos del link de su blog.

Saludos, y gracias.